Qué hacer en Nápoles

Qué hacer en Nápoles

Conoce qué hacer en Nápoles. Encuentra las mejores actividades y experiencias que hacer en Nápoles.

Inquieta y vibrante, así es Nápoles, la mayor ciudad del sur de Italia. Más allá de su mala reputación, ofrece atractivos suficientes como para que la visites. Si quieres conocer a fondo el ambiente napolitano, son muchas las cosas que hacer en Nápoles durante tu viaje.

Visitar Nápoles es toda una experiencia para los sentidos, porque desde tu llegada sentirás que estás en un lugar diferente. Ruidosa, caótica y algo descuidada, la ciudad se muestra sin reparos al visitante y lo envuelve con su espíritu irrevocablemente alegre.

Con una historia que se remonta a la época de los griegos, la arquitectura de Nápoles cuenta con muchos monumentos y edificios históricos que te deslumbrarán, también lo hará el ruido, porque no solo el desordenado tráfico es ruidoso, sino que los napolitanos se relacionan a los gritos, de esa forma apasionada que tienen para afrontar la vida. El aroma de la pizza constata que te encuentras en la ciudad que la inventó y podrás saborearla en las mejores pizzerías a precios increíbles.

Una vez que te hayas empapado con todas esas sensaciones, podrás enfrentar las más variadas actividades que Nápoles te ofrece y vivir la ciudad en estrecho contacto con su cultura y su idiosincrasia.

Viaja en el tiempo en Pompeya

El mayor atractivo de toda visita a Nápoles es sin lugar a dudas, Pompeya. Esta ciudad permanece congelada en el momento de la erupción del volcán Vesubio, que la sepultó durante más de 1.500 años, hasta que fue redescubierta en 1748.

Recorrer sus calles es como viajar en el tiempo hasta el momento antes de la erupción, cuando sus moradores se dedicaban a sus quehaceres cotidianos. Incluso se conservan los cuerpos de aquellos que no lograron escapar a la fatídica lava.

La ciudad es enorme y necesitas un día para recorrer las secciones que están habilitadas para el turismo, de modo que tendrás que elegir hasta la puerta por la que accedes. La Puerta Marina es el principal acceso y ya desde el comienzo tendrás esa rara sensación de que todo cambió mucho, porque hasta allí llegaba el mar en el año 79 d.C., que ahora dista más de 1 kilómetro.

Visita las casas, el Foro, el Anfiteatro y los depósitos de restos. No te pierdas los frescos que encontrarás en las diferentes casas, aunque los más impresionantes están en la Villa de los Misterios.

Explora las entrañas del Nápoles subterráneo

Toda una red de galerías subterráneas que datan de la fundación de la ciudad, cuando los griegos almacenaban el agua en depósitos subterráneos a partir del año 470 a.C., esta red de cisternas fue ampliada posteriormente por los romanos, que las conectaron con acueductos.

También se utilizaron como cantera para extraer piedra fácilmente para la construcción, ya que el terreno napolitano es básicamente de toba (piedra porosa de origen volcánico). Durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad subterránea sirvió como refugio durante los bombardeos.

Al terminar la guerra se utilizó como vertedero, lo que ocasionó el colapso de muchos pozos. La ciudad subterránea debió recuperarse luego de la construcción del metro de Nápoles, en la década de 1960, debido a las inundaciones que sufría.

El acceso a Nápoles subterráneo se hace desde el barrio Español y la visita te resultará una sorprendente actividad que hacer en Nápoles, porque no imaginas sus dimensiones hasta que te encuentras en ella.

Presencia el milagro de la licuefacción de la sangre de San Jenaro

San Jenaro fue un obispo del siglo III, martirizado durante las persecuciones del emperador romano Diocleciano. Se dice que para matarlo, sus captores lo introdujeron en un horno del cual salió ileso, luego lo arrojaron a las fieras y éstas se rindieron a sus pies.

Finalmente fue decapitado en la Plaza Vulcana y su cabeza se conserva en la Catedral de Nápoles, donde también guardan la sangre del santo que cada año, el 19 de septiembre, aniversario de su muerte, se licúa frente a miles de fieles.

Aunque no seas devoto, presenciar un milagro de estas características es una experiencia imborrable que podrás atesorar por siempre. Imagínate miles de fieles rezando fervorosamente para que ocurra el prodigio y la algarabía cuando se consuma, es una de las cosas más emocionantes que hacer en Nápoles, aunque la ciudad está llena de emociones para el viajero.

Enfréntate al temido Vesubio

Tristemente célebre, el Vesubio es el responsable de la desaparición de Pompeya y Herculano, dos prósperas ciudades romanas, que fueron borradas durante la erupción del año 79 d.C.

El volcán todavía sigue activo a pesar de su aspecto aparentemente inofensivo, y su última erupción fue en 1944. Los napolitanos están acostumbrados a su presencia amenazante y la ciudad sigue creciendo, así como también los restantes poblados que lo rodean para aprovechar sus tierras fértiles.

El Vesubio puede visitarse en cualquier época del año, pero durante el invierno suele estar cubierto de niebla, incluso puede nevar, lo que dificulta la visita. La cresta del volcán se encuentra a 1.200 metros de altura y podrás encontrar tiendas de recuerdos en la cima. Las vistas que tendrás durante el ascenso son impresionantes y podrás tomar excelentes fotografías de la bahía.

Desafía las leyendas de la isla maldita de la Gaiola

Cubierta de misterios y leyendas, la diminuta isla de la Gaiola está considerada por los napolitanos como una isla maldita.

Los dos pequeños islotes que conforman la isla se ubican frente a la costa de Posillipo, a muy poca distancia. Sobre uno de los islotes se ubica una villa abandonada y sobre el otro un helipuerto que jamás fue utilizado. Los islotes están unidos por un angosto puente de piedra curvado.

La isla forma parte del Parque Arqueológico sumergido de Gaiola, que fuera un emplazamiento romano conocido originalmente como Euplea, deidad protectora de la navegación. El lugar tenía un pequeño templo consagrado a Venus y otras construcciones que fueron sepultadas por el mar.

Según las leyendas, allí se encontraba la Escuela de Virgilio, donde el poeta enseñaba magia a sus discípulos. A principios del siglo XIX, la isla estuvo habitada por un ermitaño apodado El Mago, que vivía de la caridad de los pescadores.

Posteriormente se construyó la villa que perteneció a sucesivos millonarios, los cuales sufrieron diversas desgracias que produjeron la leyenda y el temor que la isla inspira en los lugareños. La vista del lugar es espectacular y si te animas, incluso puedes cruzar hasta la isla y recorrerla.

Como puedes ver, Nápoles tiene mucho más que ofrecer al visitante que sus edificios históricos, museos y monumentos, hay muchas actividades emocionantes que harán de tu visita a la ciudad todo un desafío.

Date el gusto de explorar el Mediterráneo en los cruceros desde Nápoles. Conoce las ciudades costeras más bellas y turísticas en una increíble travesía partiendo del Puerto de Nápoles.
Calificación:
reservar hoteles
Recomendamos Leer

Recomendaciones para comer en Nápoles. Deléitate en los mejores lugares...

Date el gusto de explorar el Mediterráneo en los...
Infinidad de actividades que hacer en Venecia te...
Recomendaciones para comer en Nápoles. Deléitate en los...
0 Comentarios
  • No hay comentarios hasta el momento. Se el primero en comentar!

Dejar comentario
Suscribirse